Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2013

Veleidosas noticias

Mourinho llegó al Real Madrid con sus genitales como único aval y tras ciscarse en la afición madridista y, para que no quedase duda de su animosidad respecto del resto del deporte -y no solo el deporte- español, se marcha al parecer con esos genitales bien lubricados por bocas que no tardarán en escupir asquerosidades cuando les pregunten por el zar luso. Nuestros nietos tal vez se pregunten cómo pudo un incompetente tan antipático encandilar a gente tan supuestamente bien preparada.
Intercambio adrede el contenido de dos noticias recientes. “Un terremoto devastador causa ochenta muertos en Boston, Massachussets, mientras en las calles de Teherán y aprovechando la celebración del maratón anual que tiene lugar en esa ciudad una bomba casera acaba con la vida de tres personas y hiere a docenas. ¿Adónde iremos a parar? ¿Es que los terremotos ya ni respetan una ciudad como Boston, donde los Padres Peregrinos instituyeron las bases de la democracia?
Por último, unas palabras que me agradarí…

El último hotel

Vas de hotel en hotel buscando un refugio definitivo, una estancia que te haga evocar un hogar, un plácido remanso de paz que mitigue tus dolencias por los siglos de los siglos. Cada hotel te ofrece una promesa más deseada que real. Cada hotel acaba con tus sueños como una amante con prisas y al final hastiada. Búscate una casa propia, desgraciado, donde esconder tus miserias y sin testigos de tu banalidad, una casa que guarde tus secretos y tal vez ilumine tu incierto camino hacia la muerte. Un hotel que sustituya tu vaga idea de una paz otoñal en una casa plena de matices, de recuerdos, de felicidad. Hoteles así solo hay en tus sueños, donde dormido vives tu auténtica realidad, hoteles de paso, hoteles de invierno, hoteles cerrados al mundo real. En París y Roma, El Cairo y Alejandría, en Amsterdam y en Siracusa, donde se quiera buscar, habrá siempre un soñador con cara triste en un hotel que solo admite clientes que no saben adónde van. Porque yo transito la tierra sin destino fijo…