Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 17, 2012

Los zapatos nuevos V

V
Se asomó a un abismo y el vértigo le cosquilleó el alma. Vio imágenes, retazos de otra vida en la pudo haber sido feliz y especial, la niña mimada de la alta burguesía, rodeada de caprichos, con sus padres a sus pies lo mismo que el resto del mundo. Le costó un gran esfuerzo enderezarse y apartar la vista de aquellos zapatos. Hundió su cara entre sus manos y estuvo así varios minutos, inacabables al parecer de Pablo, cuyo gran temor era que Blanca hubiese visto demasiadas cosas agradables que pudieran poner en peligro su unión. Así se lo dijo, con la mayor delicadeza que pudo, con un nudo en la garganta.
-Ten cuidado con esos zapatos, Pablo, son de la piel del diablo. No te dejes tentar por ellos.
La gravedad del rostro de Blanca reveló a Pablo que aquellos zapatos no solo hacían daño apretando, sino también trastornando las mentes si eran mirados con demasiada intriga. Debía tener cuidado. No miedo. Miedo nunca lo tuvo, ni siquiera cuando desafiando todas las normas de buen compor…

Los zapatos nuevos IV

IV
Portillo era el apellido de la madre y lo usaba en lugar del apellido del padre (Mansel) más por un asunto de apego maternal que por esnobismo. Después de todo daba igual el que usara porque todo el mundo en la ciudad la conocía, ya que su familia era muy conocida, de esas que no pueden faltar en un cóctel que se precie ni en una recepción como Dios manda. El padre de Blanca, Arturo Mansel, había continuado la estirpe de empresarios locales que habían engrandecido la ciudad, y dotado de un olfato inusitado para los negocios, había agrandado el imperio familiar creando un holding que cotizaba en bolsa y todo. Hijo único, no tuvo apoyo ni tampoco lastre de hermanos, y con su tesón y habilidad construyó uno de los grupos empresariales más potentes en España.
La familia la componían Arturo Mansel y su esposa Blanca Portillo y Sáez Habsburgo, una mujer procedente de la aristocracia y uno de los trofeos más preciados que poseía don Arturo. La madre de Blanca, Blanca Doménech de …