Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 12, 2012

Dos apuntes

Una entidad bancaria ha pedido públicamente perdón a sus clientes por timarlos. La entidad recibirá fondos para recuperarse; sus clientes no. Luis Candelas fue un bandolero de modales exquisitos que siempre trató bien a sus víctimas. Acabó ejecutado. Los directivos de la mencionada entidad bancaria tal vez vean rebajados su ingresos, pero eso no es una ejecución aunque el montante de sus robos haya sido muy superior a los que cometía Luis Candelas. La justicia es caprichosa.
Iba a hablar de otra cosa pero la he olvidado, así que improvisaré, temas hay para escribir una enciclopedia. Veamos, las medidas económicas necesitan unos años para surtir efecto, unas veces más y otras menos, lo que nunca hay es un efecto inmediato, excepto que se persiga un efectismo populista que iría contra el país a la larga. Rajoy, actual presidente del gobierno, ha optado por una política económica contundente (tal vez obligado por sus socios, no lo sé) basada en medidas drásticas sin precedentes y muy impo…

A un dios

Alguien dijo que un economista es un profesional que sabrá mañana por qué no se cumplió hoy lo que él predijo ayer. La historia de la economía, que es la historia de las personas, está plagada de ilustres meteduras de pata, jamás excusadas por quienes las metieron. La arrogancia es una plaga muy extendida en estamentos profesionales que son presuntos puntales de nuestra sociedad. Ningún lumbrera entona un mea culpa porque la culpa siempre ha sido de otros. Nadie llama a las cosas por su nombre y solo se habla para confundir más al personal. La historia enseña que en situaciones de virulenta escasez y adversidad se actúa casi siempre por impulso, a golpe de corazón, y esa no es la receta adecuada. La racionalidad debe tomar el mando cuando el desmadre es desmesurado, pero el miedo que transmite ese desmadre anula toda racionalidad. Es triste pero es así, o ha sido así en el tiempo. Deberíamos confiar en un cambio radical pero el ser humano nunca se ha distinguido por cambiar sus costum…