Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

Aforismos

Los siguientes aforismos han sido recogidos del libro “Humano, demasiado humano”, del filósofo Nietzsche.
-Las convicciones son enemigos de la verdad más poderosos que las mentiras.
-Un hombre parece tener carácter más a menudo porque siga siempre su temperamento, que porque siga siempre sus principios.
-La nobleza de pensamiento consiste en gran parte en buen corazón y en falta de desconfianza, y contiene así precisamente aquello sobre lo cual los hombres interesados y amigos del éxito gustan de pasar con aire de superioridad e ironía.
-Compartir las alegrías, no los sufrimientos, es lo que hace el amigo.
-La moralidad de un hombre en comparación con la de otro no consiste, a menudo, sino en que sus fines son cuantitativamente más grandes.
-Por más que el hombre se ensanche cuanto quiera por sus conocimientos y parezca tan objetivo como quiera, al fin no recogerá más que su propia biografía.
-La necesidad imperiosa es una cosa de la que los hombres acaban por convencerse, en el transcurso d…

Versar sin pensar

Tarde llega mi tren, tarde la despedida, Tarde sobre tarde fuiste una vaga sombra que huía a las llamadas de mi fuente viva
La fuente que nutría mi ansia, mi anhelo, el hontanar hoy seco que regó mis días de niño alegre y dulce que creyó en el cielo
un cielo que ayer bostezaba de monotonía, un cielo lejano sin techo ni suelo, un cielo eterno que se repetía
repitiendo consigo mi historia imposible la historia de un niño que en velo velaba la sombra de un sueño intangible
que nunca alcanzaba lo que perseguía; y que conseguía con duelo y denuedo aquello que nunca, por contra, quería.
Esa fuente, hoy seca, seca cuanto riego, y de su boca fiebre sedienta mana y ardo a veces en terrible fuego.

Conseguir lo que no pretendes pretender lo que no consigues aprender a escuchar a los duendes
que te dictan versos en susurros tiernos. Saber que no sabes, pero suma y sigue que el sabio siempre supo superar inviernos
creyendo que sabia tarea era aquella hasta que de pronto y desde el infierno contra la sabia sapiencia se es…