Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 6, 2011

Con Bvalltu

Veo a Bvalltu echado en su tumbona de la terraza a la luz de la luna. Un tanga ridículo ciñe su cintura apergaminada y fofa. Se cubre la cara con unas estrafalarias gafas de sol años setenta. fuma un puro diminuto y apestoso, lo saborea. me echo en la tumbona de al lado, cansado.

-¿Un mal día, corderillo?
- Un mal siglo.
- El tiempo es una dimensión elástica.
- No estoy para sermones.
- Intentaba ser amable.
- Pues calla.

Hace años que Bvalltu vive en mi casa y hemos sabido incorporar las borderías a la cotidianeidad de nuestras conversaciones ácidas y tiernas, a la liturgia de una relación de amigos separados por una raza y unos miles de milenios, nada que interfiera en una amistad verdadera.

-¿Puedo decirte...
-No.
- Puedo quedarme callado, si lo prefieres...
-Exacto.

Nada como la mutua comprensión de dos seres que se conocen hasta la náusea.