Ir al contenido principal

El sabio


Dedicó su vida al conocimiento, aunque nunca lo disfrutó, porque no se detenía a paladear los sutiles manjares que los libros y los años le ofrecían, sino que los iba almacenando, como nueces las ardillas, para degustarlos algún día que nunca acababa de llegar, ya que él lo demoraba sin remordimientos ante la arrolladora seguridad de que era más fructífero el tiempo dedicado a la cosecha. Con la constancia de los obcecados y la urgencia del amante primerizo se esforzaba día tras día en aumentar el tamaño de su sabiduría con la equívoca esperanza de que le libraría de sus miedos. No advirtió hasta que fue tarde las infinitas posibilidades que la vida le brindaba, tan cegado estaba por su sed de ideas singulares, de opiniones distintas, de hallazgos reveladores. Por vivir más sabio que el resto de los hombres no le quedó tiempo para vivir una vida real fuera de sus mamotretos. Pensaba sin sentir, como un autómata programado para repetir su misma historia un día tras otro, una historia falsa y triste que tan poco tenía que ver con la realidad o la verdad tan ansiosamente perseguida en librerías y bibliotecas cuando tuvo que haber buscado en cenagales y estercoleros, únicos almacenes de certezas humanas, como tarde comprendió. Los años le brindaron la oportunidad de comprobar en sus carnes los estragos del olvido, que corroía sus recuerdos tan fatigosamente atesorados como la carcoma la madera. La terrible evidencia de este hecho espoleaba su avidez de nuevos datos, fechas, fórmulas, parámetros, criterios y teorías con que rellenar los huecos de su memoria, en una carrera desenfrenada e inútil en la que, como la locomotora con su propia madera, alimentaba su insaciable afán de cultura con los mismos libros que le infundieron aquel anhelo hacía tantos años, y que los releía sin ser consciente de que vivía de nuevo en su vejez su remoto afán juvenil de erudición recorriendo los mismos caminos que le llevaron hasta donde estaba, en un círculo sin fin donde los conocimientos ya olvidados eran reemplazados por otros idénticos que, no pudiendo incrementaban su bagaje intelectual, lo condenaban a un estancamiento dinámico donde lo que se perdía por una grieta o aliviadero de la memoria, se recuperaba, en la misma cantidad y con exacta similitud, por el caudal de alimentación de los mismos libros de antaño. Cuando fue consciente de que su impulso irracional de querer saberlo todo no era más que el fruto podrido de su soberbia y una falta de respeta a Dios, quiso detener aquel sinsentido, pero la inercia de toda una vida fue demasiado peso para sus debilitadas fuerzas y no pudo sino seguir haciendo lo que siempre había hecho, aguardando tristemente a que la muerte terminara con aquella locura sin fin. Ni docto ni erudito, supo al fin que había desperdiciado su vida, pues la cercanía de la muerte le abrió los ojos y le proporcionó la perspectiva adecuada para comprobar, abatido, la insignificancia de la península de todos sus saberes frente al vasto continente de lo que no le sería dado conocer. Trató de consolarse con el pensamiento de que moría al menos menos necio de lo que había nacido, pero hasta en eso se equivocó, porque en su ensimismamiento obcecado de sabio loco y solo no había sabido comprender que el tiempo había pasado sobre él sin tocarlo, dejando inmaculada hasta su muerte la mendaz ceguera que le había arruinado la vida.

 

Comentarios

Andrea ha dicho que…
Muy bueno. Me ha encantado y me ha parecido muy real y aplicable la moraleja. A veces te olvidas de vivir y pronto se hace tarde. Hay que vivir en el mundo para no terminar en una existencia abstracta.
Luis Recuenco ha dicho que…
También se puede tener una existencia transparente, etérea, difusa o fantasmal. Pero eso no lo sabe quien la vive.

Entradas populares de este blog

Resumen de un cuento de fantasmas

Me encantan los cuentos de fantasma. Aquí les apunto uno de los más sintéticos de Washington Irving, “El estudiante alemán”, que H.P. Lovecraft clasificó como ejemplo de la “Desposada cadáver”, tomado de la compilación “Fantasmas” de Eduardo Berti..
En “El estudiante alemán”, el joven Gottfried Wolfgang es un apasionado de la lectura que cree en un mundo imaginario al margen del mundo real y que todas las noches sueña con un mismo rostro de mujer. En el inicio del relato, Wolfgang camina por las calles de la Francia revolucionaria cuando, al llegar a una plaza, ve una persona junto a una guillotina. Para su asombro, la persona es la mujer con la que él sueña y de la cual se ha enamorado. Wolfgang y la mujer mantienen este diálogo:

-¡No tengo amigos sobre la tierra! -dijo ella. -Pero tiene hogar -replicó Wolfgang. -Sí, ¡en la tumba!

El estudiante recoge a la mujer y le ofrece que vivan juntos para siempre. “¿Para siempre?”, pregunta la desconocida, con solemnidad. “¡Para siempre!”, repite W…

Transcribo el prólogo de la autobiografía del filósofo Bertrand Russell escrito por él mismo: PARA QUÉ HE VIVIDO

Tres pasiones, simples, pero abrumadoramente intensas, han gobernado mi vida: el ansia de amor, la búsqueda del conocimiento y una insoportable piedad por el sufrimiento de la humanidad. Estas tres pasiones, como grandes vendavales, me han llevado de acá para allá, por una ruta cambiante, sobre un profundo océano de angustia, hasta el borde mismo de la desesperación.

He buscado el amor, primero, porque conduce al éxtasis, un éxtasis tan grande, que a menudo hubiera sacrificado el resto de mi existencia por unas horas de este gozo. Lo he buscado, en segundo lugar, porque alivia la soledad,esa terrible soledad en que una conciencia trémula se asoma al borde del mundo para otear el frío e insondable abismo sin vida. Lo he buscado, finalmente, porque en la unión del amor he visto, en una miniatura místicala visión anticipada del cielo que han que han imaginado santos y poetas. Esto era lo que buscaba, y, aunque pudiera parecer demasiado bueno para esta vida humana, esto es lo que -al fin- …

Me pregunto

Llevo ya seis años con esto de la escritura. Me pregunto cómo no descubrí a más temprana edad esta vocación. Me pregunto cómo descubriéndola tan tarde no me doy más prisa. Me pregunto a cuento de qué esos miedos que tanto me paralizan. Me pregunto si ser un inmaduro me sujeta la pluma. Me pregunto si antes de que lo fuera algo me la podría sujetar. Me pregunto por el convencimiento del sentido de uno en la vida, que nunca llega porque tal vez no lo haya, a pesar de Viktor Frankel y sus teorías persuasivas. Me pregunto si uno escribe porque ese es su sentido o para descubrir cuál es. Me pregunto por qué desde chico leo tanto, y por qué lo sigo haciendo a pesar de que ya no todo -ni, por desgracia, una parte menor- lo que leo me hechiza. Me pregunto si el hechizo es la finalidad de la escritura, un hechizo justificado así solo lo sienta un solo lector, o solo el escritor. Me pregunto si dar vueltas a las cosas me modifica, me hace mejor. Me pregunto de nuevo si el sol sale para que veam…