Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 9, 2008

Las gafas

La elegante señora reprendía al chaval mientras se retocaba nerviosamente los elaborados tirabuzones. Se veía que trataba de no descomponer la figura, de no perder el garbo. Lucía un vestido esplendoroso.-¿Me quieres decir, hijo mío, por qué me das estos disgustos? Tu profesor me ha llamado otra vez. Me ha dicho que como vuelvas a hacer novillos te expulsarán, perderás la beca. ¿Sabes lo que eso significa? ¡¿Lo sabes?!Una gota de sudor que surgió de entre dos tirabuzones amenazaba el maquillaje que realzaba el brillo enfurecido que despedían sus ojos oscuros. Se retocó de inmediato con un pañuelo de seda y detuvo el peligro.-Desde que tu padre falta me dejo la vida y la dignidad en ganar dinero suficiente para que tú no padezcas como yo, para que tengas una vida decente ¿Y cómo me pagas tú, eh? ¿Cómo me pagas, desgraciado? ¡Responde a tu madre, Pablito!-Mi padre está en la obra, usted no es mi madre y yo no soy Pablito.-¿Qué insinúas, malnacido? Ya te han comentado algo en el barrio, …

El ladrón erudito

Transcribo una joya del relato hiperbreve. Se titula “El ladrón erudito”.   "El ladrón se había dado cuenta de que el dinero estaba disimulado en algún libro de la biblioteca. ¡Pero había tantos!>>Comenzó por los más altos y le fue ganando la apetencia de leer, la ansiedad de adivinar.>>La casa era una casa de campo y estaba abandonada. Tenía tiempo para sus pesquisas.>>Se adentró en las páginas escritas por los que prefieren escribir a robar y gastar en eso sus largas noches.>>Él notaba que la realidad resultaba así más robada que por él mismo.>>Hubo un momento en que sin haber encontrado los billetes estaba ya en los libros de las estanterías bajas, y entonces se sintió tan preparado que hizo unas oposiciones."Ramón Gómez de la Serna, 'Caprichos'