Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 13, 2008

Pues eso

Si la vida es una continua elección, un escoger a cada instante una opción y desechar las restantes, también es entonces una continua renuncia. Si cada persona es la suma de sus elecciones también es la suma de todas sus renuncias y llega un momento en la vida de cada uno en que inevitablemente se pregunta: “¿a cuánto he renunciado por ser lo que soy? ¿Qué me he perdido? ¿Han sido mis elecciones acertadas? Y, si lo han sido, ¿por qué no soy feliz?”Ser buena persona no conduce necesariamente a la felicidad, si acaso a la tranquilidad de espíritu, pero tampoco eso está garantizado. Ser buena persona, para el universo, tiene tan poca importancia como ser mala persona; y para la humanidad, desgraciadamente, también. Cada hombre es muchos hombres, no sólo por la variabilidad que significa el paso de los años, sino también en cada instante. Yo ahora soy la persona que ha decidido escribir estas líneas, pero podría ser la persona que decidió comerse un helado o la que escogió darle una patad…