Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 27, 2008

Melancolías

Un cansancio que tiñe mis ojos de abrily cierra mis poros al éter de la epifanía primaveral que antaño anegaba los rincones de mi alma, toma por asalto mi mente y mi cuerpo, desazonados, hueros e incapacitados para la lucha por la musa que el hastío me arrebata con arteras artimañas urdidas por el malévolo e inevitable subconsciente. Me abandono a mí mismo y no me asiste el menor remordimiento. Laxo e indolente, sin atisbo de esfuerzo por superarme, floto como boya a la deriva sin más esperanza que ser lo que por inercia voy siendo, sin otro anhelo que seguir siendo sin ser del todo -porque ser lo que potencialmente se puede llegar a ser entraña un insufrible sufrimiento-, la ilusión por otras ambiciones perdida entre las brumas de una primavera soporífera. Nada añoro y nada espero; vivo, como el Dios de san Agustín, en un eterno presente atemporal e, inmutable como un zombi, asisto al espectáculo desapasionado que la vida exhibe sin pudor y que conmueve, que persuade, que incluso hec…