Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 20, 2008

El rana

Eran cinco o seis, ya no lo recuerdo, hace años del comienzo de la historia. Todos andrajosos, de aspecto enfermizo, desarrapados. Montaron un negocio, no como los de Mario Conde, claro, pero les salvaba la vida cada día. Eran hermanos y se dedicaban a realizar encargosalos trabajadores del polígono. Los abastecían de bocatas y de refrescos, para lo que utilizaban un carrito decrépito que habrían rescatado de algún centro comercial. El cabecilla era el Rana, deforme, enano y llamativamente feo, con ojos saltones y dientes que sobresalían entre los labios. Eran cumplidores. No pasaría de los trece años el mayor, el Rana, y rondaría los siete u ocho el menor. Provocaban risas por su talante atrevido y dicharachero; también, creo, lástima, inevitablemente.Hace casi veinte años. Hoy, uno de ellos trabaja en la empresa que entonces yo dirigía, aunque nadie daba un duro por su porvenir. El Rana creció, se echó novia y, en una cena a la que la invitó, comiendo un muslo de pollo, se le enconó…